Nuestra Maestra de Corazón, Belén Piñeiro, nos explica en este artículo qué es el yoga infantil y sus beneficios. Además, nos enseña una actividad sencilla para que los papás y las mamás puedan realizar en casa y los profes en el aula: el juego del silencio. Con él los peques conocerán el enorme regalo que es el silencio: tranquiliza el cuerpo, la mente y el espíritu.

Cada vez son más las personas que se benefician de la realización de actividades que le ayuden a relajarse y conectar con el presente, como pueden ser el mindfulness o el yoga. Gracias a las posturas y respiraciones que realizamos durante esta actividad, aprendemos a liberar tensiones, calmar nuestra mente y somos capaces de afrontar el día a día desde una perspectiva mucho más consciente y tranquila.

Desde Fixo Kids queremos aportar nuestro granito de arena para ayudaros a iniciar en este mundo a los más pequeños y para eso hoy conoceremos algunos aspectos muy interesantes sobre el yoga infantil y os recomendaremos una actividad muy sencilla y eficaz para dar los primeros pasos y convertir a vuestros niños en unos “expertos yoguis”.

yoga infantil

Indice

El yoga en la infancia

La edad más recomendada para empezar a practicar yoga en la etapa infantil son los cuatro años, aunque por supuesto, esto dependerá de cada caso. Todo depende del control que tengamos de nuestros movimientos y nuestra capacidad para mantenernos concentrados en una actividad durante un tiempo considerable.

A estas edades, las actividades que realizamos se adaptan para que sean más motivadoras y los más pequeños puedan comprenderlas. Pero antes de daros algunos ejemplos de actividades, nos gustaría hablar de los beneficios del yoga infantil.

Beneficios de la práctica del yoga infantil

  1. Facilita la relajación, no solo en el momento de realizar la actividad, también cuando no la estamos realizando. Hacer yoga entrena nuestra capacidad de alcanzar un estado más relajado en momentos de tensión o nerviosismo.
  2. Favorece el autoconocimiento.
  3. Reducimos tensiones y estrés, por lo que prevenimos que esas cargas provoquen problemas físicos (dolores de espalda relacionados con el estrés o la ansiedad…).
  4. Desarrollamos nuestros músculos y adquirimos más flexibilidad.
  5. Trabaja nuestra postura corporal.
  6. Entrenamos nuestra capacidad de atención.

6 Beneficios del yoga infantil

Cuando pensamos en la práctica del yoga, ya sea con adultos o con niños, solemos imaginar la realización de posturas complicadas, que parecen casi imposibles realizar y mucho menos aún, de relajarnos manteniendo esas posiciones.

Normalmente, en las clases de yoga infantil y mindfulness con pequeños, solemos recurrir a figuras que representan animales. Es una manera motivadora y sencilla de introducirnos en el mundo del yoga a la vez que imitamos las posturas de nuestros animales favoritos. Así, realizamos posturas como la del león, el mono o el gato.

Posturas de animales en el yoga

Aprendemos a relajarnos: El juego del silencio

Hoy, sin embargo, queremos ofreceros una actividad alternativa o complementaria al yoga infantil para entrar en ese estado de relajación y calma mental sin necesidad de realizar grandes estiramientos o adoptar posturas extrañas a las que no estamos acostumbrados. En clase nos resulta muy útil para comenzar una sesión de yoga infantil o recuperar la tranquilidad tras un momento de agitación. Os invitamos a descubrir una actividad e introspección muy poderosa: El juego del silencio.

En el juego del silencio nos ayuda a crear un clima de concentración y relajación. Es un ejercicio muy socorrido y práctico ya que no necesitas ningún material (estos son recomendables, pero no imprescindibles) o condición especial para llevarlo a cabo. Es efectivo tanto si lo realizas tan solo con un niño, como con un grupo, por lo que también se convierte en una actividad ideal para el aula.

actividad para la relajación en niños

¿Por qué es beneficioso permanecer unos minutos en silencio?

Ayudar a los niños a descubrir la belleza que hay en el silencio es un gran regalo de valor incalculable. Éste le ayuda a conocerse, a valorarse y a tomar decisiones. En él conectamos con nosotros mismos. Nacen unas preguntas y se da respuesta a otras. El silencio tranquiliza el cuerpo, la mente y el espíritu, es una herramienta al alcance de todos, sanadora y pacificadora.

El juego del silencio contribuye a que los niños aprendan a relajarse, a respirar, a tomar conciencia de sí mismos y también de la cantidad de sonidos que hay a su alrededor, muchos de los cuales ya pasan desapercibidos. El juego del silencio “original” fue ideado por María Montessori,y a día de hoy cuenta con múltiples variantes. Esta es una de ellas.

Recursos necesarios

No es imprescindible la utilización de ningún material. Si estamos en el aula podemos utilizar un instrumento musical (como un triángulo) para marcar el inicio y el final de la actividad.

Si estamos en casa o bien tenemos pocos niños a nuestro cargo, podemos utilizar una vela, extremando siempre las precauciones para evitar incidentes y evitando, bajo cualquier concepto, dejar a los niños sin supervisión.

En ambos casos, podemos utilizar un reloj de arena (un minutero para el té), que nos permita concentrarnos en el mismo y saber cuándo empieza y termina la actividad.

Comenzaremos realizando el juego durante espacios muy breves de tiempo 2 ó 3 minutos sería suficiente. Poco a poco, cuando los niños ya consigan mantener la atención y relajarse durante la actividad, podremos ir ampliando el tiempo del juego.

Guía de la actividad

Para realizar la actividad os recomendamos realizar las primeras sesiones con los ojos abiertos, manteniendo la mirada fija en el reloj de arena o la vela. Así será más sencillo que los niños se mantengan atentos en el momento presente, prestando atención al objeto que le facilitemos.

Cuando ya tengan un poco de práctica en esta variación del juego, podremos realizar la versión con los ojos cerrados y después ir alternando ambas formas y aumentar gradualmente la duración de las sesiones.

Con los ojos abiertos

– Comenzamos la actividad sentándonos en círculo y explicamos qué vamos a hacer: ¿Qué se escucha en el silencio? ¿Qué ruidos hay a nuestro alrededor? ¿Y dentro de nosotros? Vamos a descubrirlo permaneced un breve periodo de tiempo en silencio y atentos.

Damos la vuelta al reloj de arena y miramos cómo cae la arena mientras guardamos silencio. Vamos a centrar nuestra atención en los sonidos que hay tanto fuera como en nuestro interior.

– Cuando el reloj de arena termina, lanzamos la pregunta: ¿qué hemos escuchado? Los niños que lo deseen pueden contestar en voz alta, pero no les forzaremos a que lo hagan. También hablaremos de cómo nos hemos sentido durante el ejercicio y les invitaremos a expresar sus emociones.

Con los ojos cerrados

Nos sentamos en círculo y les pedimos que cierren los ojos una vez les hemos explicado el objetivo de la actividad: escuchar el silencio.

– Hacemos sonar el instrumento que hayamos elegido. Esta será la señal para cerrar los ojos.

– Cerramos los ojos y tratamos de concentrarnos en aquello que escuchamos.

– Esperamos el tiempo que consideremos conveniente y, cuando haya pasado el tiempo, hacemos sonar el instrumento musical.

– Al terminar, abrimos los ojos poco a poco: ¿qué hemos escuchado? ¿cómo nos hemos sentido?

Realizar la actividad en grupo puede ser más complicado, por lo que os sugerimos encontrar el espacio y tiempo adecuados para realizarla. Hemos de escoger un momento en el que no estemos muy nerviosos y podamos concentrarnos bien en la actividad sin distracciones.

Toma nota: Si ves que los niños se distraen con facilidad y careces de material, siempre puedes invitarles a que centren su atención en la respiración: ¿Cómo respiramos? ¿por la nariz? ¿por la boca? ¿Lo hacemos rápido o despacio? ¿Dónde va el aire? A la barriga, al pecho… ¿El aire está igual de frío o caliente cuando entra por la nariz que cuando sale? Este pequeño truco funciona muy bien y les ayudará a concentrarse y a disfrutar más de la actividad.

¿Te animas a ponerlo en práctica? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Namasté

Y si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

 

Recuerda que puedes seguirnos a través de: FacebookYoutube y Pinterest!

Deja un Comentario